¿Hay ciertas cosas que te da vergüenza hacer?
¿Sientes tonta cuando las realizan?
¿Entran juicios y críticos de como estas haciéndolas?
Pues el sentido de la hacer el ridículo, muchas veces no limita en la hora de disfruta nuestras vidas… y evitamos hacer ciertas cosas por no sentir esto.
Mi marido por ejemplo, odiaba bailar, se sentó tonto, patoso y hasta que sudaba de estrés cuando bailamos juntos… tomamos clases en tango, trabajo su juicios internos, ya le gusta, y lo hace super bien.
Sin embargo bailar, no es una parte esencial de uno, es algo que da gusto a unos a otros no. Pero tu esencia, por ejemplo, como mujer tu feminidad si es un parte de ti que deberías celebrar en vez de ignorar.
Mi practica de yoga era muy yang, muy masculino, muy lineal que esta genial si creas equilibrio con otra practicas. Pero no sentía cómoda con abrazar los movimientos más fluidos, que realmente son quien soy. Bailaba mambo, lambada, cha cha cha y salsa durante años en Londres.
Pues a traves de encontrar los elementos en las practicas de vinyasa, puedo incorporar todos las energías y patrones de movimientos deliciosos para mantener este equilibrio.
En el ultimo fin de semana de la formación profesores de elemental vinyasa karma 200 horas en Las Palmas Gran Canaria… paso algo que a mi me parece muy bonito y me gustaría compartirlo con ustedes.
Fue la segunda vez que practicamos el elemento de agua que enfoca en flexiones hacia a tras fluidos y con pulsaciones, cultivando la energía de adaptabilidad, libertad, flow. Son movimientos sensuales y femeninas, que viene bien tanto a hombres como mujeres por liberar.
Dos mujeres en el grupo expresaron su vergüenza a moverse de una manera fluida y femenina la primera vez que hicimos agua, y el segunda vez, como lo disfrutaron y conectaron con esta libertad y fluidez del agua.
Sintieron que podrían permitirse conectar con este parte suyo que estaba ignorada por crear que no saben, no puedan, o literalmente no son femeninas. Pues a verlas moverse en la practica, os puedo confirmar con certeza que su elemento de agua estaba fluyendo como unas olas limpias, poderosas y fluidos.
Es muy bonito permitir que todo tú ser esta invitada a la practica, sin juicio, sin criticas y con un sabor exquisito de libertad.
Namaste