fbpx

PYoga_img_header_4

Nunca olvidaré una conversación que tuve con mi gran amigo Javi, con el que nadaba en el C.N. Metropole hace ya 5 años. Yo acababa de separarme y estaba en un momento destrucción y cerca de la muerte emocionalmente (aunque no se veía, por dentro había una fiesta y por fuera estaba poniendo más y más musculo para protegerme).  Me dijo: “pero, Libby, ¿no has leído la leyenda del Ave Fénix?” Me puse a leer. La transformación está constantemente pasando por tu cuerpo a nivel celular. Es necesaria, beneficiosa y la essencia de la vida.  Hay que morir para crecer, destruirse para renacer…..

Así que ¿por qué hay tanta resistencia a los cambios y la transformación?

¿Miedo?  ¿Incertidumbre? ¿Deseo de controlar?

¿No recuerdas los navidades cuando la incertidumbre era la parte mas ilusionante? ¿o la primera cita? ¿o el primer beso? Todo fuera de control, casi animal, primitivo e instintivo. Pues eso es la deliciosa realidad. No se puede controlar la vida. Cualquier pelea que sufres intentándolo es cosa tuya y es una elección.  La vida es orgánica, viva, juguetona, desordenada, bella, artística. Cada momento es un regalo para aprender a ser flexible, crecer y amar. Cuando uno se suelta, fiándote de tu propio poder de crear y tu intuición, los sueños se cumplen…. preparados para soñar?

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar