Mi última obsesión es con Joe Dispenza, es nuerocientifico, autor e investigador de la meditación relacionada con física cuántica .https://drjoedispenza.com/ Estaba escuchando un ted talk suyo, y hablaba de cómo recuerda el cuerpo y cómo el cuerpo es una expresión de la mente inconsciente / subconsciente. Todo eso lo he leído y sentido en momentos de mi vida, sin embargo hoy llegó al fondo de mi ser en una experiencia muy visceral. Os cuento:

Si han leído artículos anteriores míos, sabrán de mi parte competitiva, exigente y el apego al cuerpo que no soy yo, ja ja ja ja, es el ego.

Siempre que llegas a tu esterilla por la mañanita para practicar, hay un cuerpo, que básicamente es un estado de energía vibrando, y puedes hacer los mismos movimientos, técnicas de respiración, o distintas, pero lo que hace la diferencia es cómo habitas ese espacio, cómo diriges tu atención. Así que, practiqué, tenía la mente en modo competitivo, no forcé, sin embargo el cuerpo, mi cuerpo empezó a doler, como si hubiera hecho una Maratón. La memoria entró, y la energía formaba esta patrón antiguo, que conozco.

Balasana – todos conocemos esta momento. Postura del niño, inhalo profundamente hacia mi barriga, escucho con un deseo de ver mis adicciones . Paro, akasha (espacio), respiro, aire (hindraya), meta cognición, introspección…. yo no soy esta memoria, yo no soy esta memoria. Los tejidos responden, con un poco de resistencia, era una memoria con densidad, vuelve la suavidad, vuelve la libertad. Moshka.

Cuando trabajamos nuestras adicciones, nuestros conflictos, el micro mejora el macro. Las relaciones entre células y las relaciones entre naciones y países no están hechas de hábitos diferentes.

Suscríbete a nuestra newsletter

Compartimos con nuestros suscriptores reflexiones sobre la práctica y filosofía del yoga, además de información sobre las iniciativas que vamos poniendo en marcha.

You have Successfully Subscribed!