fbpx

Tanto si somos practicantes de yoga como si somos profesores de yoga, nos encontramos con un amplia variedad de personas con características físicas, edades y aptitudes muy distintas, puesto que cada persona es única. Más que tratar de llegar a una asana perfecta, más que aumentar su flexibilidad o llevarlos a conseguir posturas difíciles, queremos crear consciencia de su cuerpo y ante todo, fluidez en la respiración. Para llegar a crear esta consciencia en cada uno de nosotros, es más que deseable y conveniente que tengamos unos conocimientos de los principios anatómicos y fisiológicos que subyacen en cada postura

Anatomía para las posturas de Yoga

Profundizando en el conocimiento del cuerpo, sus estructuras y funcionamiento, creamos una base sólida para cada asana y podremos llegar a comprender mejor cómo realizarla, de dónde parte el movimiento, qué partes del cuerpo intervienen más activamente, y por qué algunas personas pueden tener dificultades para realizarlas y otras no. Las nociones básicas del funcionamiento de algunas estructuras anatómicas del cuerpo son claves para el mejoramiento de la práctica del yoga.

Nosotros defendemos una práctica individualizada y adaptada a las características únicas de cada individuo, desviándonos de una línea de enseñanza o práctica basadas en la rigidez en las alineaciones o las pautas cerradas y colectivas.

Es por esta razón que queremos ampliar los conocimientos tanto de practicantes, que quieran crecer en su práctica personal, como de profesores, para comprender las estructuras corporales y como estas pueden llevarles a buscar distintas soluciones y adaptaciones para cada uno de sus alumnos.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar